Cuento

De lo que aconteciĂł a un hombre que perdiĂł el nombre

 Luis fue a visitar a su mejor amigo, HĂ©ctor. Es un viaje de dos horas cruzando la ciudad hasta la casa de HĂ©ctor. Cuando Luis llega a la casa, HĂ©ctor aĂșn no estaba listo para su caminata habitual. Suelen caminar por el sendero que conduce al bosque desde el patio trasero de HĂ©ctor. Luis decide sentarse en la silla del patio delantero y esperar. DespuĂ©s de 10 minutos, HĂ©ctor sale. Los dos hombres comienzan su caminata. Se involucran en una pequeña charla antes de que Luis le cuente una historia.

 Quiero contarles acerca de un hombre que conocĂ­ hace años llamado Tony. TenĂ­a el pelo largo y las mejillas suaves. Tony tiene una voz suave casi femenina. Es muy dulce, cariñoso, bondadoso y sensible. Cuando caminaba por la calle, la gente lo confundĂ­a con una mujer a pesar de que usaba ropa de hombre. EscuchĂł numerosas veces a la gente susurrando y preguntando si era hombre o mujer. Un dĂ­a interiorizĂł esas preguntas y comenzĂł a preguntarse si Dios se habĂ­a equivocado al hacerlo hombre. “Tal vez Dios quiso que yo fuera mujer, pero salĂ­ hombre por accidente” se decĂ­a a sĂ­ mismo. DespuĂ©s de pensarlo mucho, Tony decide comenzar a vestirse como una mujer. EmpezĂł a decirle a la gente que lo llamara Tonya. Cada vez que sale, la gente no cuestiona si es hombre o mujer. Ahora simplemente asumen que es una mujer. Pasan unos meses despuĂ©s del cambio. Sin embargo, Tonya no se siente como una mujer real. Se pregunta quiĂ©n es. Antes de irse a la cama, se quita la ropa de mujer y es Ă©l mismo.

DespuĂ©s de escuchar la historia, HĂ©ctor le pregunta a Luis si Tony todavĂ­a se llama Tonya. Luis responde que sĂ­, todavĂ­a se hace llamar Tonya cuando estĂĄ en pĂșblico. HĂ©ctor comenta que, aunque esto le hace sentir que ya no sabe quiĂ©n es, todavĂ­a lo hace.